Motor

La motricidad de un recién nacido está determinada por los reflejos: el reflejo de la succión, el reflejo, el reflejo de búsqueda (cuando se toca el cachete del bebé gira la cabeza hacía el lado para buscar la teta), el reflejo de agarrar. Durante sus primeros meses, poco a poco, los movimientos reflejos son reemplazados por movimientos más controlados y voluntarios, como el agarre controlado o el movimiento controlado de los brazos y manos. Podemos decir, que la gran tarea del bebé en estos primeros meses en cuanto al desarrollo motor es el descubrimiento de su cuerpo, la comprensión de que este cuerpo hace parte de él y que él lo puede controlar. Con este fin, primero mirará sus manos, luego los meterá en la boca, luego también meterá sus pies en la boca, dándose cuenta que estos pies en verdad son suyos. Será el inicio del desarrollo de una conciencia corporal.

…El texto completo lo encuentras en mi libro “Construyendo Vínculos”