people-3081351_1280

Mis queridos padres.

Hoy les escribo desde la barriga para explicarles algunas cosas y orientarles sobre mis necesidades antes de salir al mundo.

Primero que todo les quiero decir que he estado muy bien aquí en la barriga de mamá. Gracias por cuidarme tanto, por no hacer cosas que me puedan lastimar y por hacerme sentir desde ya su gran amor por mí. Mamá, sé que te has sacrificado mucho en los últimos meses y que peso bastante, pero no te preocupes, estoy preparándome para salir pronto. La cosa es que cuando salga, será un periodo de muchos contrastes, porque aunque seguiré sintiendo su amor, cuidado y protección, también será un tiempo muy difícil para ustedes; con poco sueño, porque me levantaré a cada rato, con desgaste emocional, porque de pronto tengo que llorar mucho, con casi ningún tiempo para ustedes mismos, etc. No será fácil adaptarse a ser mis padres, por esto les quiero explicar cómo será este tiempo para mi, de esta forma puedan entender lo que necesito en este tiempo recién llegado al mundo exterior (ya que no podré decirles en palabras).

Lee también: El sueño del bebé y ¿cómo apoyar al bebé para que aprenda a dormir?

Miren, yo aquí en la barriga de mamá estoy muy cómodo, tengo todo lo que necesito al momento que lo necesito, estoy protegido y nunca solo. Siempre escucho los latidos del corazón de mamá y así siempre sé que ella está conmigo y que no estoy solo. También te escucho a ti Papá, pero todavía desde lejos. De igual forma, el escucharte ahora me facilitará reconocerte allá afuera. Por este motivo, cuando salga de la barriga de mamá, será un gran cambio para mí; tendré que respirar con mis pulmones, tendré que comer yo solo, tendré que manejar las diferencias de temperatura, la luz me va a molestar en los ojos, los ruidos serán muy fuertes. Además, tendré que acostumbrarme a diferentes personas en las cuales no sé si puedo confiar o no. El único lugar donde sentiré paz, tranquilidad y un descanso de todo lo nuevo será en tus brazos Mamá. Porque tu olor ya lo conozco y allí escucharé el conocido latido de tu corazón. Y como yo sé que mi mamá confía en ti Papá, y pasando tiempo contigo, también pronto sentiré esto en tus brazos. Ahora tengo un gran favor que pedirles: Por favor, no me dejen solo NUNCA. Yo sé que a veces será muy difícil manejar el cansancio y la angustia, pero les prometo que no los molestaré nunca por molestarlos (por lo menos hasta los 3 años ;)). Cuando me levantaré en la noche será porque tengo hambre y necesito comer o porque no sé dónde estoy y me da miedo allí solito en mi cuna; por favor, levántenme y abrácenme en estos momentos. Si no, no sabré cómo calmarme y me angustiaré más y más hasta incluso hacerme daño. Yo sé que sus brazos y sus voces lograrán calmarme y hacerme sentir protegido y amado. Si lloro mucho, por favor no se desesperen, solo sosténganme y confíen en que su sostenimiento emocional me dará confianza y seguridad. No podré todavía comunicarles lo que necesito, así que voy a llorar cada vez que necesite algo; sé que muchas veces será difícil identificar qué es lo que quiero y necesito; escuchen su corazón y lo aprenderán a identificar rápidamente. Incluso, si no dejo de llorar inmediatamente, necesitaré sentir y escucharlos en estos momentos…y con el tiempo, se los prometo, me calmaré. Pero no me dejen solo cuando lloro, ¡esto me daría mucho miedo! Y con solo me refiero a no levantar y abrazarme, porque en este momento todavía no entenderé que están cerca…necesitaré sentirlos para saberlo. Con el tiempo aprenderé que ustedes siempre están presentes para mí y esta confianza disminuirá mi angustia y mi necesidad de llorar.

Lee también: ¿Cómo estimular a mi bebé para apoyar su desarrollo temprano?

Es que allí afuera todo será nuevo para mí, cada olor nuevo, cada cambio de luz, cada ruido nuevo, cada persona que no conozco generarán una sensación nueva en mí, una irritación, un aprendizaje. Cuando la gente les dice que tengo que ser “todo terreno”, por favor díganles que ya estoy en un nuevo terreno, simplemente por estar fuera de la barriga, y que este cambio por ahora es suficiente. No puedo lidiar con más en este momento.

Mamá, una cosa que te quiero decir a ti: ¡Tu teta será mi paraíso! Cuando esté comiendo, sentiré que el mundo está perfecto, sentiré alegría y satisfacción, paz y amor. Tu leche es el único alimento que necesitaré en los primeros meses; confía en mí mientras aprendemos a acomodarnos con la lactancia; yo desde ya sé cómo tomar de tu seno. Solo relájate y déjame hacer.

Por último, tengan paciencia conmigo; voy a crecer y les voy a dejar otra vez más espacio para ustedes, pero en estos primeros años necesitaré mucho, mucho de ustedes. No peleen, cada uno dará lo mejor de sí y los necesitaré juntos como equipo. Yo sé que ustedes harán lo mejor que podrán para protegerme y cuidarme; y por esto los amo con todo mi corazón.

Desde la barriga, su bebé

 

Lee también: ¿Cómo manejar el uso de los medios digitales y de la televisión con los niños pequeños?

Si quieres recibir más artículos sobre crianza, gratis y por correo electrónico, suscribete a mi Blog: criarconelcorazonylamente.blog