baby-3159155_960_720

  1. Acuesta el niño cuando muestra señales de sueño, no antes ni mucho después ya que cuando se espera mucho tiempo en acostar al bebé después de mostrar los primeros señales de sueño será más difícil que se duerma.
  2. Acostumbra al bebé a horarios fijos de sueño; estos se deben establecer según sus necesidades. Tanto durante el día como durante la noche el bebé se debe dormir cuando muestra señales de sueño. Pronto notarás que se genera cierta regularidad en sus horarios.
  3. Deja dormir a tu bebé en tu cuarto en los primeros meses de su vida (o durante el primer año).
  4. Genera una rutina antes de dormir que transmite tranquilidad y sostenimiento al bebé o al niño. Este debe durar aproximadamente 15 minutos e incluir contacto físico (ej. baño, masaje, leerle un libro, amamantar, etc.).
  5. No lo dejas llorar para que se duerma solo; quédate con tu bebé hasta que se duerma.
  6. Si el bebé se despierta en la noche, responde ante sus necesidades de inmediato.
  7. El bebé o niño debe dormir en un ambiente tranquilo y oscurecido, ni muy caliente ni muy frío.
  8. Si duerme en su cuna: La cuna debe tener únicamente el colchón y del resto debe estar vacía completamente; cojines, peluches, protectores, etc. presentan un riesgo para el bebé.
  9. Si duerme en tu cama: No hagas colecho si has tomado alcohol, ni si fumas, ni si tomas ciertos medicamentos (como antidepresivos), ni cuando se presenta una situación de sueño extremo.
  10. El bebé debe dormir boca arriba y sin cobija encima (una alternativa buena son los sacos de dormir).
  11. No se debe cubrir la cabeza del bebé (el bebé regula su temperatura por la cabeza y si tiene puesta una gorrita no tiene posibilidad de regularla; esto puede llevar a que se calienta demasiado, una situación que puede llevar a la muerte en los peores casos).
  12. El colchón del bebé debe ser nuevo y no de segunda mano.
  13. En caso que el sueño de su bebé sea muy irregular por mucho tiempo consulta su pediatra (recuerda que es normal que tu bebé se despierta varias veces por noche).
  14. En los primeros seis meses de vida, no dejes de amantar por la noche para que el bebé se duerma mejor. Tampoco se debe dar agua en vez de leche; a esta edad el bebé necesita ser alimentado siempre cuando lo pide para garantizar su bienestar alimenticio.
  15. Nunca administres medicamentos para conseguir el sueño sin consultar a su pediatra anteriormente.